Clonación de tarjetas…¿Cómo lo hacen?

 

Conozca los secretos de un ex fraudeador; da a conocer los lugares donde se realizan más clonaciones de plásticos bancarios y los métodos que utilizan para dejarlo sin dinero.

Sacar dinero de un cajero automático o pagar con tarjetas de crédito o débito, representa un verdadero riesgo, debido a que la clonación de tarjetas se está convirtiendo en una práctica común. Las bandas que se dedican a esto no tienen dificultad en utilizar lectores-grabadores de bandas magnéticas (en las chapas de las puertas de los cajeros automáticos o bien en manos de empleados desleales de diversos comercios). Lo peor del caso es que los instrumentos necesarios para clonar se pueden adquirir de manera sencilla por Internet.

 

Platicando con “El Morro”

Primera Plana entrevistó a un individuo que por circunstancias de la vida se dedicó a la clonación de plásticos bancarios. Por obvias razones pidió reserva en cuanto a su identidad, así que para efectos de este artículo lo apodaremos “El Morro”. De viva voz él mismo narra cuál era el modo en el que operaba la banda a la que por varios meses perteneció.
“La chamba inicia cuando el dueño de la tarjeta va y compra a cualesquier tienda, el ‘chango’ muy confiado da su tarjeta al empleado y éste en un segundo la pasa por el skimmer (grabador de información de tarjetas magnéticas)”.
El Morro aseguró que durante el tiempo que el colaboró con esa banda algunos miembros se dedicaron a reclutar empleados de gasolineras, hoteles, restaurantes y tiendas departamentales de Hermosillo. El entrevistado señaló a Costco, Applebee’s, Restaurante Asia, Home Depot y Massa Ace Home Center como sus sitios predilectos para obtener datos de tarjetas de crédito, pues de éstas tiendas provenían los números de tarjetas más “jugosos”, debido al alto poder adquisitivo de sus clientes.
“Por cada número les dábamos unos 100 pesos, pero cuando alguien ‘jalaba’ bien y nos traía buenos números, le llegábamos a dar hasta 300 pesos por cada uno. Algunos ‘compas’ se hacían vivos y nos traían muchos números, pero pocos que valieran la pena, nosotros les decíamos que se pusieran ‘truchas’, que se fijaran cómo lucía el cliente, para ver si tenía ‘lana’, si no, para que lo dejaran ser”.
Después que los datos están cargados en el “skimmer” lo que sigue, según relató El Morro, es insertar los datos obtenidos en una computadora, para después fijarlos por medio de un hardware (dispositivo de salida) en tarjetas magnéticas en blanco, que tienen un aspecto idéntico al de las tarjetas reales, debido a que son pintadas con la misma tecnología que se usa en los bancos. El resultado es una tarjeta clonada con las mismas facultades y características físicas que las emitidas por las instituciones bancarias.
¿Pero dónde consiguen esa tecnología? El Morro contestó: “En la Internet, ahí hay muchas páginas en las que uno puede comprar las máquinas. La mayoría de éstas tienen usos comunes, por ejemplo el skimmer sirve también para que los ‘chambeadores’ chequen entrada y salida del ‘jale’ (trabajo). Las impresoras, acuñadoras y hardware son utilizadas, igual que los skimmer, en la industria hotelera, para hacer las tarjetas que abren las chapas de los cuartos”.
Una vez que los plásticos (tarjetas de crédito) son cargados con la información y pintados, se procede a hacer compras con ellos, ya sea por Internet, en sitios turísticos, se recargan teléfonos celulares, se usan en tiendas departamentales, cajeros automáticos y hasta en las tiendas donde se consiguió el número de la tarjeta clonada, con la ayuda del empleado cómplice.
El Morro asevera que los bancos que les resultan más eficientes a la hora de hacer sus fechorías son Banamex y Bancomer, debido a que son las tarjetas de éstos las de más circulación; por lo mismo, se topan más con ellas durante en su cacería de números. En cambio las de Santander y Serfin dificultan más el trabajo, debido a que no son tan comunes.

Todo el equipo a la puerta de tu casa

Tal y como lo dijo el consultado malhechor, todo el equipo necesario para llevar a cabo el fraude con tarjetas de crédito puede ser encontrado en Internet. Este reportero corroboró el dato y encontró que pueden ser llevados hasta la puerta de su casa.
El skimmer tiene un valor en el mercado de 600 dólares; el precio de la acuñadora y la impresora (dependiendo de la calidad) puede oscilar entre los 2 mil a 7 mil dólares por aparato; los plásticos en blanco cuestan 52 dólares por 500 unidades. Los software necesarios pueden ser bajados de la Internet y el costo de envío es relativamente económico y varía de proveedor a proveedor.

Modus operandi

Aparte del método ya descrito, existen algunas otras artimañas de las cuales se valen los que se dedican a la clonación para conseguir los números o datos de las tarjetas de crédito ajenas. Estas artimañas fueron explicadas al reportero por Andrés Sánchez Díaz, jefe de la base local de la Policía Judicial del Estado (PJE), e Ismael Maldonado Tapia, encargado del departamento de Asaltos Bancarios.
El primer método a describir es el de la “carcasa” o “armazón”, que consiste en una especie de armadura idéntica al cajero en la que va a ser colocada. Durante todo el día, los usuarios insertan confiados sus tarjetas de crédito y débito en el cajero, sin saber que sus datos están siendo copiados y que su clave confidencial es capturada al momento que teclean el número en el teclado ficticio. Más tarde los hampones recogen la “carcasa” y se la llevan con su botín, para posteriormente reproducir tarjetas clonadas con la misma maquinaria que se describió en párrafos anteriores.
El otro método es más complejo: el skimmer es colocado en la chapa del banco, por la cual los tarjetahabientes pasan su plástico para acceder al cajero automático. Entonces desde el momento en que los clientes entran al cajero automático, los hampones ya tienen los datos del plástico. El número confidencial lo consiguen con una microcámara que visualiza el teclado, que esconden en un porta panfletos instalado en el cajero. Estas microcámaras pueden grabar el número secreto del cliente o también funcionar mediante un transmisor de datos hacia un punto, que suele estar localizado hasta a 200 metros de distancia del cajero. Allí, un individuo recibe los datos e imágenes del número o clave secreta. Cabe señalar que estas microcámaras también pueden comprarse en Internet

A pesar de todo sigue confiando

Ramón Buenas fue víctima de los clonadores. Él tiene una tarjeta de débito con el banco HSBC; al intentar efectuar un retiro en el cajero automático de la sucursal situada en la Negoplaza (Periférico Poniente y Colosio, a un costado de Domino’s Pizza, en Hermosillo), vio con extrañeza que éste no respondió a su petición, por lo que se fue a otra sucursal cercana que tampoco respondió. Así anduvo hasta que encontró un cajero automático lejos de la citada sucursal que sí lo atendió.
Ramón testifica que días más tarde, cuando intentó retirar 74 mil pesos que tenía guardados para comprarse un carro que le serviría en su negocio de distribución de garrafones de agua purificada, el empleado del banco le dijo que su saldo estaba en unos cuantos centavos. Inmediatamente llamó al número 01-800 que le proporcionó el banco para que hiciera su denuncia. En este número le sugirieron que esperara en lo que se hacían las indagatorias.
Esos días fueron de tranquilidad para Ramón, porque una empleada del banco le confirmó que, efectivamente, más de 30 clientes habían sido víctimas de una “carcasa” colocada en el cajero automático en la sucursal de la Negoplaza, motivo por el cual era cuestión de días para que recuperara su dinero. A pesar de esta experiencia al cuestionar a Ramón Buenas si volvería a confiar en las tarjetas de crédito contestó: “Sí, en las de HSBC sí por que me respondieron”.

Los tarjetahabientes no están solos

Los tarjetahabientes cuentan con el apoyo de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), un organismo público descentralizado que promueve, asesora, protege y defiende los derechos e intereses de los usuarios frente a las instituciones financieras; ésta entidad arbitra las querellas por fraude de manera imparcial y procura la equidad en las relaciones entre los clientes y las bancas.
Primera Plana platicó con Leticia Bojórquez García, delegada de la unidad Hermosillo, quien aseguró que la mayoría de las denuncias de fraude por clonación de tarjeta se resuelven entre el banco y los particulares.
También confirmó lo dicho por El Morro, en el sentido de que la mayoría de las denuncias provenían de los bancos que más se les facilitan a los pillos, Banamex y Bancomer, argumentando que el número de denuncias es proporcional al número de créditos otorgados por tales entidades: es decir, como éstas bancas dan más tarjetas de crédito son más propensas a fraudes.
La delegada puso a disposición de los clientes de las bancas el Programa de Calificación para las Instituciones Financieras, que tiene como objetivo informar a los usuarios a través de un valor numérico, la calidad de los servicios financieros ofrecidos por las distintas bancas. De este modo el consumidor tiene elementos de apoyo para hacer una elección acertada al momento de contratar un servicio o producto bancario. Para acceder a este servicio solamente se debe visitar la página http://www.condusef.gob.mx y hacer clic en la pestaña que dice infoproductos.

Consejos para no ser clonado

* No perder de vista su tarjeta a la hora de un consumo.
* Es preferible que el lugar donde se ubican los aparatos lectores esté a la vista del tarjetahabiente.
* Empezar a sospechar si la transacción de pago dura más de 10 minutos.
* No concentrar todos los fondos en una sola tarjeta de débito.
* Si el lugar no inspira confianza, abstenerse de usar la tarjeta.
* Al utilizar cajero, cerciórese de que no haya dispositivos agregados: tienen que estar incorporados en el aparato.

Fuente: www.primera-plana.com.mx

Anuncios

Un pensamiento en “Clonación de tarjetas…¿Cómo lo hacen?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s